02. Lo que hay adentro

 

02

El ser creativo observa lo interno y actúa en relación con el entorno para su propio beneficio que no es otro que producir, crear algo, porque necesita expulsarlo, ya que -a diferencia de nosotros- no posee memoria o espacios para almacenar recuerdos, ideas, sentimientos y de no hacerlo, este impulso se desvanece poco a poco.

Explorar qué tenemos en nuestro mundo -cabeza-, visualizar cuan basta e infinita es la profundidad de nuestros pensamientos y que en este instante de vida podemos aventurarnos a sacarle provecho a todo lo que ahí descansa, esperando materializarse: un dibujo, un texto, una melodía, un proceso, una fórmula matemática, una reacción química, un sentimiento, una razón.

No se trata de tener un impulso o idea y sentarse a esperar que la primera ejecución sea perfecta, pero sí de hacer un boceto, un rayado, escribir la idea, hacer una mancha, dejar evidencia de ese momento… y continuar.

Vincent dijo:

«…las grandes cosas no se hacen por un impulso solamente, sino que son el encadenamiento de muchas pequeñas cosas reunidas en una sola.»

Cerrar menú